Stop Desahucios Granada para “in extremis” un desahucio en Lanjarón

8 Abr

 

* Una familia de cinco miembros sin recursos iba a ser “lanzada” a la calle.

* Por una deuda de 6.000 euros, el acreedor pretende arrebatarles la vivienda familiar, valorada en cerca de 200.000 euros.

IMAG4853

Stop Desahucios Granada ha conseguido esta mañana frenar el desahucio de una familia en Lanjarón compuesta por el matrimonio, dos hijos y una nieta de cinco años, que hoy iban a ser lanzados a la calle  a instancias de un vecino al que debían 6000 euros y  para el que ya habían depositado en el juzgado la cantidad de 10.000 euros, incluyendo así los intereses y gastos que hubieran podido generar.

Andrés Chaves Jiménez y su familia han estado arropados por cerca de un centenar de activistas de Stop Desahucios Granada provenientes de la capital y decenas de vecinos del pueblo, que se encerraron en la casa de Andrés a la espera de que llegasen los notificadores judiciales y la Guardia Civil, quienes, gracias a las presiones, finalmente traian una propuesta de aplazamiento del desahucio durante sesenta días, a la espera de que se inicie una negociación entre las partes  para tratar de llegar a un acuerdo.

IMAG4857

Pero a pesar de la moratoria, ese acuerdo  está muy lejos de producirse, dado que el acreedor, Rafael Lozano Píñar y sus abogados insisten en que quieren apropiarse de la  vivienda de Andres, o en su defecto exigen el pago de 60.000 euros, que el afectado no dispone.

Resulta incomprensible que el acreedor, un hombre soltero, empleado en la envasadora de Aguas de Lanjarón, exija 60.000 euros aduciendo perjuicios, por una deuda de tan solo 6.000 y, al mismo tiempo, no presenta justificación alguna de como se han producido esos gastos. Se da la circuntancia que Lozano posee varias propiedades y un sueldo permanente, mientras Andrés y su familia están en paro, no cuentan mas que con una pequeña pensión de 670 euros y esta vivenda de toda la vida, heredada de sus pades, que pretenden arrebatarles.

IMAG4865

A todas luces este desahucio es secillamente un robo amparado por normas  legales que van contra cualquier tipo de moral y desde luego su promotor, Rafael Lozano, carece del mínimo ápice de ética que le frene en su ambición. El acreedor tan solo ha vislumbrado que podía arrebatarle la casa a esta familia y está utilizando todos los resortes judiciales para conseguirlo.

La historia de la deuda viene de largo, allá por el año 2006, de cuando Andrés Chaves intermedió en una obra de construcción que finalmente no terminaría de  realizarse porque Rafael Lozano, el promotor, no pagaba a la empresa constructora ni a los trabajadores, razón por la cual Andrés  y los constructores decidieron parar la obra. Entonces Lozano denunció a Andrés por incumplimiento de contrato, que fué sancionado judicialmente con 6.000 euros. Desde entonces la deuda continuó engordando a pesar de las promesas del acreedor, que aseguraba que no ejecutaría el impago y de que Andrés depositó 10.000 euros en los juzgados para saldar la deuda.

Pero el ambicioso acreedor quería más y no aceptó el pago que Chaves le hacía, exigiendo cada vez más dinero y en última instancia la casa, valorada en cerca de 200.000 euros.

Así han quedado hoy las cosas, Andrés y su familia continuaran en la vivienda durante dos meses más, a la espera de que el acuerdo se produzca, cuestión casi imposible porque el acreedor no renuncia a sus exigencias, ni parece querer negociar nada.

En el seno de Stop Desahucios Granada se tiene la convicción de que tan solo la presión social y la lucha del colectivo antidesahucios podrán cambiar la cerrada actitud del acreedor, por lo que las protestas hacia Lozano van a ser cada vez mas fuertes si no se llega a un acuerdo satisfactorio para las dos  partes.

IMAG4869

De hecho, esta misma mañana, tras el encierro en la casa de Andrés, un grupo de activistas de Stop Desahucios, acompañados de numerosos medios de comunicación de caracter regional y nacional, se ha dirigido hasta la factoría de Aguas de Lanjarón donde han manifestado su protesta a las puertas de la empresa en la que trabaja Lozano, con el fin de advertir a la envasadora de que alberga un empleado que está cometiendo un grave daño social y abusos contra una familia sin recursos, a la que pretende echar de su casa.  Los manifestantes han presentado también a la dirección de Aguas de Lanjarón un escrito por el que se hace patente la protesta y se pide a la gerencia que  aperciba a su empleado, al mismo tiempo que vela por el buen nombre de la empresa y su propia imagen social ante los medios de comunicacion y la opinión pública.

Stop Desahucios Granada va a continuar protegiendo a Andrés y su familia frente a este claro abuso y se personará en las negociaciones con el acreedor. al mismo tiempo ya organiza acciones de presión para que concluya esta flagrante injusticia.

Porque…. !! Sí se puede!!

Stop Desahucios Granada

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: