Stop Desahucios Granada impone a Bankia una nueva dación en pago, para una joven en Monachil

9 Oct
  • Cristina, de 32 años, se siente liberada de una deuda que la hubiera condicionado de por vida.
  • Serafín, su padre, luchó junto a la Plataforma hasta conseguir la condonación de la deuda.

 

 

Una nueva dación en pago libre de cargas, en esta ocasión para Cristina González, acaba de conseguir Stop Desahucios Granada en un nuevo caso contra Bankia, -el banco más corrompido por los robos de sus dirigentes-, que pretendía embargar y quedarse con la vivienda de esta joven granadina, dejándole además deudas de por vida.

La oportuna acción de Stop Desahucios, cuando todo parecía perdido, pues la casa estaba a punto de entrar en subasta, ha impedido la rastrera maniobra de este banco.

Fue Serafín, el padre de Cristina, quien se movió y cogió el peso de la lucha para impedir la ruina económica de su hija, hace cuatro meses. Por esas fechas acudió a la asamblea de Stop Desahucios en La Chana buscando asesoramiento y ayuda.

Según cuenta Fermín, desde el primer momento la plataforma se puso a su disposición, frenando la ejecución de Bankia y denunciando las cláusulas abusivas que contenía la hipoteca. Ninguna de estas dos importantes cuestiones fue capaz de resolver el abogado de oficio que el Colegio había asignado a Cristina, (son numerosas las quejas que formulan los afectados por la hipoteca, de sus abogados de oficio, quienes en un alto porcentaje no atiende debidamente a sus defendidos).

La casa origen del pleito está emplazada en Monachil y fue adquirida por Cristina -de 32 años-, y su pareja mediante un préstamo hipotecario de 140.000 euros. A causa de la crisis-estafa, ambos quedaron en paro. Los problemas y tensiones surgieron entre ellos y pronto se hicieron insostenibles. Optaron por separarse. Cristina se marcho a trabajar eventualmente a Tenerife y allí ha resistido mientras hubo trabajo, pero lo que ganaba era insuficiente para pagar al banco, ella sola no podía hacer frente a las mensualidades de la hipoteca que, a causa de los interese y costas, ya rondaba los 200.000 euros. Por otro lado Bankia aprovechaba la circunstancia y pedía dinero a ambos: 6.000 euros por atrasos. Pero Serafín y su hija, asesorados por Stop Desahucios Granada, se negaron a dar un euro más, a cambio de nada, a Bankia.

Han sido días y semanas de duras negociaciones, de presentación de interminables documento, de resistir presiones, pero al final se consigue que el banco acepte la vivienda como dación en pago, que a Cristina no le quede nada de deuda con Bankia y que el aval de los padres de su ex-pareja se liberen de la carga.

Toda la angustia sufrida ha quedado ya atrás gracias a la acción de Stop Desahucios Granada 15 M. Todos están tranquilos y la dación ya está firmada en notaría. “Os doy las gracias en nombre de mi hija y en el mío propio, -dice Serafín emocionado-, estoy en deuda con vosotros y lo menos que puedo hacer es seguir apoyando vuestra lucha, que ya es la mía. Ahora me dedico a llevar a todas las personas que conozco y que lo están pasando mal por sus hipotecas, a Stop Desahucios, donde les ayudamos como me ayudaron a mí. Ya soy algo mayor, pero es una de las causas más hermosas que he conocido en mi vida”, concluye Serafín.

 

¡La Lucha es el camino!

 

Porque…, ¡ sí, se puede!

 

Stop Desahucios Granada

IMG-20140910-WA0005

Anuncios

Una respuesta to “Stop Desahucios Granada impone a Bankia una nueva dación en pago, para una joven en Monachil”

  1. Julio,Cristina,David,Montse octubre 13, 2014 a 2:05 pm #

    Serafín tienes más cara que espaldas, pero tu hija es la gran reina de la mentira. No ha pagado ni un solo recibo, ni si quiera un solo euro de esa inefasta hipoteca. Las únicas personas que firmaron como garantes de la hipoteca fueron los padres de migue (ex pareja de la mentirosa de tu hija) poniendo todos sus bienes y todo su dinero ( los 6000 euros para cancelar la hipoteca que tu dices que tanto podría haber perdido tu hija, asi que estamos artista en este país de ladrones y mentirosos como vosotros. Rectifica lo que has dicho públicamente, o si no nos veremos en televisión aclarando todo este tema. Yo también te quiero

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: