STOP DESAHUCIOS GRANADA CONSIGUE UNA VENTAJOSA REVISION DE DEUDA PARA UNA JOVEN FAMILIA DE ALFACAR

18 Jun
  • El BMN se oponía a la reestructuración de la hipoteca

 

 

De la noche a la mañana a Begoña Pérez Vélez perdió su empleo en el supermercado de Alfacar en el que trabajaba. Sin miramientos, tras una baja por operación, la pusieron en la calle. De repente, sin explicación alguna le dijeron: “…ya no tienes que venir más”. El mundo se le cayó encima.

 

El sueldo de Bego sostenía la familia. Su marido David quedó parado mucho antes que ella y ambos estaban sin recursos. La primera preocupación de Begoña fueron sus dos hijos de 9 y 4 años. El segundo pensamiento fue para la hipoteca. Debía al banco más de 80.000 euros y seguramente vendrían a por la casa en cuanto dejara de pagar.

 

Pronto llegaron las dificultades, no había dinero para la compra de los alimentos más básicos, el frigorífico fue desconectado, pues tampoco había nada para enfriar. Los pagos de la luz y el agua se iban postergando, los imprevistos domésticos quedaban sin solución. Sus padres, José Luis y Begoña, les ayudaban en lo que podían, que era en casi todo, y los padres de David también. Pero la situación se hacía cada vez más insostenible. El frío del invierno arreciaba en Alfacar y ellos no tenían ni para pagarse un poco de calor con que caldear el hogar.

 

Intentaron dialogar con el Banco Mare Nostrum (BMN), al que pagaban 600 euros mensuales de hipoteca, pero este no atendía sus requerimientos de aplazamiento   o de ampliación temporal del periodo de la deuda, para rebajar así la cuota mensual que les aliviara sus necesidades.

 

En esta precaria situación unos amigos le hablaron de Stop Desahucios y de su trabajo a favor de los que tienen problemas de vivienda con los bancos. Asesorados por los compañeros de la asamblea de Stop Desahucios Alfacar comenzaron a hacer las gestiones y a mover papeles, amparándose en el real decreto 1/2013 y a negociar con BMN una reestructuración de la deuda a la que el banco ponía continuas pegas.

 

Por fin hace unos días el banco ha tenido que ceder y la reestructuración ha sido aprobada con una carencia de 5 años, durante la que Begoña pagará tan solo 67 euros mensuales. También le han ampliado el plazo de la hipoteca y le han quitado la cláusula suelo que le infectaba la deuda. Tras la reestructuración y la absorción de un crédito personal, la hipoteca asciende ahora a 98.000 euros, pero los 7 años más de tiempo para liquidarla -21 años en total-, harán que después de los 5 años de carencia, paguen tan solo 300 euros mensuales.

 

Ellos están contentos, a partir de ahora volverán a replantear con ilusión su vida, aunque el joven matrimonio no lo tiene nada fácil pues continúan parados y tan solo van a percibir durante 18 meses la mitad de la ayuda familiar, unos 213 euros.

 

La familia vuelve nuevamente a sonreír, a pesar de los pocos recursos económicos; seguramente tendrán que volver a hacer cola en Cáritas y en servicios sociales para que les den los garbazos, las lentejas y unos litros de leche para los niños, o solicitar que le paguen la mitad del recibo de la luz. Pero ahora, aligerada la pesada loza del banco, con sus modestos ingresos de algo más de 200 euros para cuatro personas y algunas horas de servicio doméstico que puedan salir a Bego, o un “chapú” a su marido y la ayuda de sus padres que siempre están ahí, podrán ir tirando.

 

“A los políticos que tanto hablan y hablan mientras se venden y a los empresarios y banqueros millonarios, que tanto roban, habría que ponerlos a que vivan situaciones como la mía y la de tantas y tantas otras madres que me encuentro cuando voy a Cáritas, para que sientan en sus carnes la tremenda injusticia que están cometiendo en este país con la complicidad de los jueces y las fuerzas del “orden”, -dice Begoña mientras se quita con la mano, de sus ojos, una lágrima.

 

“Pero la riqueza de verdad la tengo yo y mi esposo, y mis hijos, por haber tenido la fortuna de encontrar un colectivo que lucha por los que menos tienen, como es Stop Desahucios Granada, donde he aprendido lo que es la verdadera solidaridad, sin pedir nada a cambio, donde te acogen como si fuéramos una familia. Siempre estaré en Stop Desahucios para ayudar a mis compañeros y a las familias que sufren el drama de la vivienda”, concluye Begoña, que hoy es una de las más reconocidas activistas de la Plataforma.

 

¡La lucha sigue!

 

Porque …, !!.Sí se puede!!

 

#libertadcarlosycarmen

 

Stop Desahucios Granada 15 M

CASOS STOP ALFACAR 003 CASOS STOP ALFACAR 001

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: