Stop Desahucios consigue tres nuevos acuerdos con Caja Rural

17 May

En las últimas semanas tres familias afectadas por las hipotecas de Caja Rural han conseguido soluciones gracias a su participación en el grupo Stop Desahucios del 15M de Granada. Los tres acuerdos siguen el mismo patrón: reestructuración de la deuda y carencia durante cinco años, lo que les permite seguir habitando en su hogar a pesar de sus graves problemas económicos.

Una de estas personas afectadas es Luis Fernández, vecino de 38 años de Belicena. Fernández se hipotecó en 2010, pero la crisis capitalista hizo quebrar a la empresa en la que trabajaba en mayo de 2011. Siguió haciendo frente a las cuotas, pero la situación se complicó en el verano de 2013, cuando empezó a cobrar un subsidio de paro menor. Se dirigió al banco que eliminara las cláusulas suelo de su hipoteca, pero “dijeron que no”, señala este vecino.

En ese momento un amigo suyo le recomendó que acudiera a la asamblea del Zaidín de Stop Desahucios. Así lo hizo, y después de presentar los escritos a través del grupo el banco “hizo una oferta de pago imposible, peor que la de antes”, indica Fernández. Sin embargo, ahí no acabó la cosa. “Con el grupo de afectados seguimos presionando y recientemente Caja Rural aceptó el acuerdo”, explica el afectado, quien sigue formando parte de la lucha porque “no me parece justo no ir ahora que lo mío está solucionado, la gente es la base de Stop Desahucios”. “Me han dado la vida, no sabía donde ir, y allí ves que hay gente mucho peor a punto de la depresión pero se transforma y dedica muchas ganas y mucho entusiasmo”, relata Fernández sobre su experiencia.

Otra de las afectadas que consigue mantener su vivienda con un acuerdo similar es Lidia Mingorance, vecina de Almuñécar de 31 años y que actualmente está desempleada y sin ingresos, y tiene dos niños de seis años y 22 meses. En 2005 compró con su pareja una vivienda, pero en 2012 quebró su charcutería y dejaron de pagar la hipoteca. En septiembre del año pasado, después de plantear soluciones al banco infructuosamente, acudió a la asamblea de Stop Desahucios en Almuñécar, y unos meses después se ha alcanzado la solución. Mingorance opina que los miembros del grupo “son unos primores, están contigo hasta el final”, y da la receta para cambiar las cosas: “Hay que estar todos juntos”.

¡Sí se puede!

cajarural

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: