El 25 de abril todos a Motril para defender a Loli

12 Abr

* Su exmarido, sus dos hijos varones y un juez que antepone la ley a la Justicia, pretenden desahuciarle

 

 

Frágil, menuda, breve, siempre apoyada en el brazo de su hija María, a la que se le escapa un río incesante de lágrimas de dolor e indignación, Loli daba las gracias emocionada a todos sus vecinos y a los miembros de la plataforma Stop Desahucios, al conocer la noticia de que, por el momento, se para el desahucio de la que ha sido su vivienda familiar desde que naciera, hace 73 años, en el número 37 de la calle Santiago de Motril.

 

Pero con todo el dramatismo que encierra, lo peor para Loli no es siquiera este injusto “lanzamiento” del que es víctima, sino el hecho inaudito de que sean sus dos hijos varones y su exmarido los que, con miserables argucias, pretendan ponerla en la calle.

 

Después de varias horas de protesta de más dos centenares de personas bajo un sol abrasador, por fin el juez del juzgado número 3 de Motril daba un paso atrás y suspendía el desalojo de Loli. El desahucio se paralizaba hasta el 25 de este mismo mes, -es decir nada-, en que de nuevo el juez y la policía nacional volverán a intentarlo sin tener en cuenta la avanzada edad de esta mujer, quienes son los culpables y quienes son realmente los perjudicados.

 

Si la intermediación del juez decano José Rivilla al que se ha apelado, o cualquier otro acontecimiento imprevisto no lo remedia, la policía, -esta vez con más efectivos, seguramente llegados desde Granada-, intentarán nuevamente el lanzamiento a las ocho de la mañana de ese último viernes de abril.

 

Pero ahí estarán de nuevo los vecinos de toda la vida de Loli, su familia y la plataforma Stop Desahucios para impedirlo. A los agentes, siempre al servicio de la ley y el orden, pero no siempre al servicio de la Justicia, les va a ser difícil sacar a la gente de esa estrecha encrucijada que forman la calle Santiago con las calles Alvarico y Mudarra. Tendrán que andarse con cuidado porque el vecindario está muy indignado y podría producirse una tragedia si deciden entrar por “las bravas”.

 

Desde dentro de su dolor, a Loli le quedaban todavía palabras de agradecimiento para sus vecinos y para la gente que le está mostrando su apoyo. “Estoy emocionada –decía con lagrimas en los ojos-, y es admirable tanta solidaridad hacia mi humilde persona, de tantos vecinos y de Stop Desahucios, de los que sé que han venido hasta de Granada para ayudarme. Gracias a todos”, concluía esta frágil mujer septuagenaria.

 

Las circunstancias que han creado este espeso caldo de cultivo que quiere degenerar en desahucio, son especialmente vergonzantes. A decir de María, la única hija de Loli, quien apoya incondicionalmente a su madre frente a abuso que están cometiendo sus hermanos y su padre, los hechos comienzan años atrás, cuando la sociedad formada por los hijos de Loli –cada vez con más problemas económicos-, compra la vivienda de la familia Ruiz Molina; y la parte que deben dar a su madre no la pagan, a cambio de que ella habitase de por vida la vivienda. Tiempo después, con la promesa de conseguirle una pensión no contributiva, – Loli carece de ingresos-, uno de los hijos hace que su madre le firme unos papeles que en realidad son un contrato camuflado de alquiler sobre la vivienda. Así se acumularon meses y años de deuda a causa de un alquiler ficticio que Loli desconocía. Con este argumento ahora quieren arrebatarle la casa.

 

Pero el cerebro que parece estar detrás de toda esta maquiavélica maniobra es el padre, el ex de Loli, un hombre conocido en toda la comarca por su machismo, chulería, prepotencia y malas artes. Así Enrique Pérez, “Henry Ford”, como se le conocía en Motril al tener la concesión de estos automóviles, fue prosperando hasta ser un adinerado prohombre de la comarca, presidente de la Cámara de Comercio de Motril y miembro destacado del PP. Pero su falta de escrúpulos no se menguó a pesar de tanto éxito. Hoy, sin ningún tipo de remordimiento, es capaz de manipular a sus dos hijos para que pongan en la calle a su propia madre.

 

Pero ni los vecinos, ni Stop Desahucios, están dispuestos a que se cometa tal injusticia con Loli y el viernes día 25 de abril centenares de personas estarán ahí delante del número 37 de la calle Santiago para impedir que una mujer de 73 años, enferma, con un marcapasos y sin medios económicos, tenga que irse a la calle por la mezquindad de dos de sus hijos y su exmarido.

 

El viernes, día 25 de abril, a las 8 de la mañana, todos a Motril para defender a Loli en el 37 de la calle Santiago.

 

1 2 3 4

Anuncios

Una respuesta to “El 25 de abril todos a Motril para defender a Loli”

  1. eulalio abril 12, 2014 a 2:53 pm #

    Reblogueó esto en eulaliobe.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: