EL BBVA PRETENDE ECHAR DE SU CASA A UNA FAMILIA A LA QUE HIZO UNA HIPOTECA PLAGADA DE CLAUSULAS ABUSIVAS

13 Feb

No se llegó a un acuerdo entre el BBVA y Fernando Fernández Izquierdo en el juicio por desahucio celebrado el miercoles 12 febrero en los juzgados de Plaza Nueva, al que acudieron en su apoyo más de medio centenar de activistas de Stop Desahucios Granada.

En la vista previa hubo un intento de acuerdo entre las partes, pero no hubo conciliación y al final se celebró el juicio. La estrategia de la defensa de Fernando era paralizar el procedimiento, ya que el contrato hipotecario  rebosa de cláusulas abusivas y se pide la devolución, con carácter retroactivo, de lo cobrado fraudulentamente  por la entidad bancaria. Y por estas mismas cláusulas abusivas se pedió  también la nulidad del procedimiento ejecutivo.

La parte fundamental  del planteamiento de Fernando  Fernández  y su defensa es conseguir la dación en pago de la vivienda y la condonación total de la deuda contraída. Además, la dación se realizaría con la condición de que Fernando y su familia se mantengan dentro de la vivienda mediante un alquiler social acorde con los ingresos  económicos  que perciben.

Pero el BBVA no acepta los alquileres sociales, por lo que Fernando, su familia y el colectivo Stop Desahucios están dispuestos a luchar si no se llega a un acuerdo en el que se acepte el paquete completo de reivindicaciones.

La vivienda en cuestión está habitada por Fernando, su mujer, un hijo y su nieto de corta edad. Además Fernando tiene dos hijos más, que viven fuera del hogar,  pero que también están a punto de ser desahuciados, con lo que el problema se hace aún más grave.

Hasta hace unos años Fernando Fernández Izquierdo era un próspero empresario dueño de una industria de movimientos de tierras con 3 máquinas excavadoras, 6  camiones y hasta 10 empleados. Con la llegada de la crisis-estafa Fernando lo perdió todo y solo le ha quedado una deuda hipotecaria de 140.000 euros y 200.000 euros en pagarés  no cobrados, que él ha intentado negociar con el banco. Pero los bancos no quisieron salvarle y le negaron  un crédito de 20.000 euros con el que quería reflotar su empresa. Ahora tan solo tiene 780 euros de pensión, de los que le descuentan 47 todos los meses. Gran parte del mes la comida de la familia llegan a su casa a través del banco de alimentos o de la ayuda de organizaciones sociales.

Ahora el banco quiere echarle de su vivienda. Pero ni Fernando ni Stop Desahucios se rinden y continuarán luchando hasta que se haga justicia con esta familia.

Ahora el juicio ha quedado visto para sentencia y en 10 días la justicia debe pronunciarse.

Por el momento el juez tiene la palabra.

¡La lucha sigue!

¡!Sí se puede ¡!

Stop Desahucios Granada 15-M

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: