Una familia de Cijuela consigue la dación en pago y la condonación de deuda con Credifimo

5 Ene

Eduardo Sirvent y Nuria Martínez, una pareja de 32 y 30 años respectivamente con un hijo de nueve meses y domicilio en Cijuela, acaban de entregar su vivienda en pago de la deuda que mantenían con Credifimo, entidad financiera vinculada a La Caixa.

Sirvent y Martínez firmaron su hipoteca en julio de 2007. El problema llegó en el mismo mes de 2012, cuando los dueños de la panadería en la que trabajaba Martínez se enteraron de que estaba embarazada y decidieron no renovar su contrato. En ese momento empezaron los problemas para pagar la hipoteca, agravados por la situación de Sirvent, a quien su empresa, Geotérmica y Control 2004, empezó a adeudarle salarios en septiembre del mismo año, lo que se mantiene hasta hoy en un conflicto laboral todavía sin solución.

La familia intentó negociar con Credifimo por teléfono, ya que los interlocutores de la entidad estaban en Madrid. “No nos hicieron ni caso”, rememora Sirvent. Sin embargo, se abrió la vía de la lucha popular. La familia se enteró de una acción realizada en Sevilla por los afectados de Credifimo, y acabó integrándose en el grupo Stop Desahucios del 15M de Granada. “Con la presión conseguimos que Credifimo pusiera un interlocutor en Almería para Andalucía Oriental y que éste viniera a Granada”, indica Sirvent.

Más de un año después, se firmó el acuerdo: dación en pago con condonación de deuda. Stop Desahucios planteó a la familia seguir luchando por un alquiler social, ya que el que ofrecía Credifimo de “social” tenía poco, pero Sirvent y Martínez optaron por firmar el acuerdo, decisión respetada por el grupo como en todos los casos. Ahora viven en la Chana, con el padre de Martínez.

Sirvent comenta su experiencia en Stop Desahucios: “Estábamos perdidos y derrumbados. Te enseñan a ser fuerte. Nos sentimos muy arropados. Creo que le han dado pocos premios para los que se merece, nunca tendré palabras suficientes para expresar mi agradecimiento. Todo ha sido excepcional y ahora seguimos yendo a las asambleas en el Zaidín y Pulianas”.

¡Sí se puede!

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: