Archivo | 1:56 pm

Stop Desahucios reivindica los suministros básicos frente al acto de Aznar en Granada

16 Dic

Alrededor de un centenar de personas se han dado cita en el centro de Granada en la mañana de este lunes 16 de diciembre. Su objetivo era reivindicar el fin de los cortes de agua, luz y gas en Andalucía en el acto que iba a llevar a cabo en el Colegio Mayor Albayzin el asesor externo de Endesa y ex presidente del Gobierno, José María Aznar.

Los asistentes a la protesta, convocados por el grupo Stop Desahucios del 15M de Granada, no han podido acceder al lugar del evento, impidiéndoselo un cordón policial, por lo que la protesta se ha desarrollado en la calle. Stop Desahucios se ha puesto en contacto con la organización del acto para solicitarles simplemente un par de minutos en el que poder hacer llegar las reivindicaciones al señor Aznar, pero se han negado a ello.

El Movimiento Andaluz por la Vivienda está realizando una campaña para conseguir el fin de los cortes de suministros en las viviendas habituales de Andalucía. Según datos oficiales, entre 2011 y 2012 se han producido 510.000 cortes de luz en la comunidad autónoma, dejando en precarias condiciones a decenas de miles de familias andaluzas, principalmente por falta de medios económicos. Endesa es la principal responsable de estos cortes de luz, mientras que sólo en los nueve primeros meses de 2013 ha obtenido un beneficio neto de 1.551 millones de euros.

Stop Desahucios considera que José María Aznar tiene una responsabilidad directa en este ataque masivo contra los derechos fundamentales, pues ha sido en los últimos dos años asesor externo de Endesa, con una retribución cercana a los 200.000 euros anuales. Aznar llegó al puesto tras sus años como presidente del Gobierno, durante los cuales completó el proceso de privatización de Endesa iniciado por su antecesor Felipe González.

¡Agua, luz, gas, derecho universal!

foto

Anuncios

Ante los abusos de la banca, la dación en pago es insuficiente

16 Dic

* “Los secuelas físicas y los daños morales a los desahuciados, ¿quien los paga?”

* Francisco Domínguez y Conchi Ariza firman una reivindicativa dación en pago frente al Santander.

Paco no tiene muy claro si ha hecho bien o no al firmar la dación en pago, pero ya está firmada.

Francisco Domínguez, uno de los activistas más comprometidos del grupo Stop Desahucios del 15M de Granada, y su mujer, Conchi Ariza, rubricaron el pasado viernes en notaría la dación en pago de su vivienda hipotecada por Banesto/Santander, que les había obligado, a base de carencias y ampliaciones, con una deuda de 160.000 euros.

Se quedan sin la propiedad de su piso en Santa Fe, pero a cambio se libran de una pesada losa económica que les atenazaría de por vida. El acuerdo incluye también un alquiler “social” que asciende a 370 euros mensuales, por el que Paco y Conchi continuarán habitando esa vivienda pero que, por supuesto, ambos tienen muy claro que no piensan pagar un céntimo a quienes les han sacado con malas artes todo cuanto tenían.

La pesadilla comenzó cuando en 2004 adquirieron un piso por 85.000 euros, donde deseaban fundar su hogar. La hipoteca la formalizaron con Banesto, hoy Santander, tras la reciente absorción del primero. Desde entonces las cosas fueron de mal en peor. Con la pretendida crisis provocada por los mismos que se quedan con las casas y extorsionan a sus moradores, Francisco y Concepción ven como su negocio familiar de hostelería se va derrumbando. No pueden pagar las mensualidades y asisten impotentes a la llegada, una tras otra, de carencias y ampliaciones. Y tras ellas gastos de notaría, seguros y más seguros, registros y más ampliaciones a desorbitados intereses, hasta que la deuda alcanza los 160.000 euros. Lo que eran 85.000 euros se transforman en pocos años en una deuda de 160.000 euros.

De buena gana Francisco Domínguez no hubiera firmado la dación y hubiera plantado cara al banco, quedándose dentro de la vivienda sin pagar, -pues se lo quitaron todo-, y exigiendo una quita económica y pleiteando contra los intereses abusivos y las cláusulas suelo. Pero el banco le amenazaba con quedarse con una casa en la que vive su hermana Mari Carmen, cuya propiedad por herencia de su madre recién fallecida, comparte. Su única hermana también hubiese quedado en la calle.

Así es que Paco firmó la dación y el banco valoró y se adjudicó el piso en 82.000 euros. Un piso que vale mucho más y al que pronto los fondos buitre echarán el ojo para especular con él, en cuanto pase, aún más barato, al “banco malo”. El Santander no le vendería barato el piso a Paco, pero al banco malo y a las agencias especuladoras sí.

Pero Paco seguirá desde ahí luchando. “Mi caso es un ejemplo de cómo políticos, banqueros, notarios y registradores nos han tenido engañados y se han aprovechado del desconocimiento de la gente de bien. Pero no me voy a rendir y lucharé junto a mis compañeros de Stop Desahucios para que un día estos crímenes contra el pueblo tengan su juicio y castigo”, explica.

Cuando se le pregunta por los padecimientos que han sufrido a causa de esas presiones bancarias, sus ojos se vuelven tristes y a la vez duros. “Sufrimientos todos, sensaciones de desprotección, de vacío sin fin, de impotencia, de ansiedad…, tuve dos ataques epilépticos al ver la situación en que me encontraba, cuando lo único que he hecho en mi vida es trabajar. Mi mujer sufrió una crisis de ansiedad, le salieron erupciones por el cuerpo y se ahogaba. Ahora está a base de tranquilizantes”, cuenta Francisco con una tenue humedad en sus ojos, y continúa: “…en esa lamentable situación me acerqué a la plataforma Stop Desahucios Granada y allí encontré un gran apoyo moral, síquico y jurídico, me ayudaron, me aconsejaron y me defendieron frente a la banca. Entonces comprendí que tenía que aprender sus técnicas, cogí confianza y fuerza y me uní a su lucha. Ellos forman parte ahora de mi familia. Y aunque he firmado la dación, voy a seguir luchando junto a ellos con más fuerzas si cabe, por todos mis compañeros y por todo el que nos necesite. Voy a ir a por los bancos y sus corruptos presidentes y gerentes a muerte, voy a cobrarme en vida lo que nos están robando y haciendo padecer”.

¡Sí se puede!

paco