LA RURAL, UNA CAJA ANTISOCIAL QUE EXTORSIONA A SUS CLIENTES

3 Nov

 

Día tras día vemos como la Caja Rural de Granada continúa con la misma política de agresividad y desprecio contra sus clientes más débiles, a los que tienen atrapados con hipotecas plagadas de cláusulas abusivas que, a causa de la situación económica y la crisis que banqueros y políticos han creado, estas personas humildes no pueden pagar.

El pasado lunes en la localidad de Piñar, la Caja Rural volvía a repetir su jugada maestra extorsionando a una joven que no puede pagarles la hipoteca porque se quedó en paro. Y ellos, honrados banqueros y elegantes lacayos, arrastran sus influencias y conspiran en silencio por el pueblo de Piñar, influyendo en el vecindario, para que la muchacha no pueda encontrar un mínimo trabajo. Y es que en realidad lo que les interesa es quedarse con la casa de la joven y de paso con la de sus padres que le avalaron.

Con estos sucios manejos, los usureros que componen el Consejo Rector de la Caja Rural y especialmente su ínclito presidente Antonio León Serrano, siguen con su estrategia antisocial y criminal, intentando apropiarse cuanto antes de todo lo que huela a dinero, no sea que el “chollo” se acabe. Buscan como hienas los bienes de la gente humilde y la clase trabajadora que un día apostó por ellos, engordando así sus opacas cuentas y negocios.

Nada ha cambiado, La Caja Rural de Granada sigue siendo el refugio de un grupo de reaccionarios provenientes de la filas del tardofranquismo que han cambiado los uniformes y las camisas azules por los libros de cuentas trucados. Una cueva donde la usura y la extorsión se practican a diario sin que les importe el que personas como José Miguel Domingo, el librero de La Chana, se quitara la vida al no poder resistir más tiempo las presiones auspiciadas por este atajo de canallas.

Ellos ordenan a sus directores de sucursal que presionen y extorsionen a la gente humilde, a los parados que no pueden pagar su vivienda, a los abuelillos ignorantes de lo que un día firmaron, a los hijos a los que arrebataron no solo su hogar, sino el de sus padres que les avalaron. Y todo sale de ahí, de esa guarida de ladrones sita en la avenida Don Bosco número 2 de la ciudad de Granada.

Mientras tanto los políticos locales y los sindicalistas provinciales hacen la vista gorda y miran para otro lado, porque ellos son también partícipes de estas injusticias y reciben prebendas y favores en los mismos consejillos de administración en los que igualmente ellos también sientan sus traseros.

¿Cómo es posible que el jefe de recuperaciones de la Caja Rural y el responsable del servicio de atención al cliente -Diego García Losada y Alfredo Alonso Conde, respectivamente-, sean al mismo tiempo apoderados de dos sociedades anónimas (Hogares Carugran e Inversiones Carugran), cuyo objetivo es la especulación con la vivienda que ellos mismos embargan a sus propios clientes…? ¿…no deberían estar más ocupados en resolver el drama hipotecario de muchos de ellos, que especular con las viviendas que les arrebatan?

¿Dónde está la obra social de la Caja Rural de Granada, a la que los estatutos de esta le obliga? ¿A que destinan esa parte de los beneficios? ¿Por qué no ayudan desde ese fondo social a sus clientes con problemas de pago de hipoteca…?

Pues porque no existe tal obra social, solo existe una banal excusa propagandística para obtener así el reconocimiento de la sociedad granadina y los posibles beneficios que les otorga el Estado.

Pero los tiempos están cambiando a través de la lucha, como la que mantiene Stop Desahucios 15 M y el resto de las plataformas, un día no muy lejano estos vendepatrias especialistas de la rapiña y la usura tendrán su juicio y castigo.

Juicio y castigo para los que tanto daño están haciendo al pueblo. Juicio y castigo a los que han tramado este expolio a la clase trabajadora. No debemos perdonar y mucho menos olvidar lo que estos miserables están haciendo con nosotros, amparados tras corruptos políticos, jueces cómplices y notarios carroñeros que también tiene mucho que ocultar.

Por todos estos abusos y tropelías que cometéis desde la impunidad, más propias de fariseos mafiosos que de una caja que debiera cumplir un fin social, Stop Desahucios Granada os exigimos, ya, una serie de acuerdos mínimos viables que desahoguen el drama social que padecen centenares de familias en esa Caja.

Comenzamos hoy una Campaña de presión contra vosotros y no vamos a parar hasta cumplir nuestros objetivos; y no solo vosotros seréis los culpables de lo que ocurra, sino también todos aquellos, políticos, jueces o policía judicial, que os protegen para que sigáis robando.

La lucha es el unico camino.

DSC01787 DSC01776 DSC01785 DSC01782

Anuncios

Una respuesta to “LA RURAL, UNA CAJA ANTISOCIAL QUE EXTORSIONA A SUS CLIENTES”

Trackbacks/Pingbacks

  1. LA RURAL, UNA CAJA ANTISOCIAL QUE EXTORSIONA A SUS CLIENTES #Granada | Timocracia Granada - noviembre 3, 2013

    […] 3 noviembre, 2013 · by Timocracia LA RURAL, UNA CAJA ANTISOCIAL QUE EXTORSIONA A SUS CLIENTES   Día tras día vemos como la Caja Rural de Granada continúa con la misma política de agresividad y desprecio contra sus clientes más débiles, a los que tienen atrapados con hipotecas plagadas de cláusulas abusivas que, a causa de la situación económica y la […] via Granada Stop Desahucios https://granadastopdesahucios.wordpress.com/2013/11/03/la-rural-una-caja-antisocial-que-extorsiona-a-… […]

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: