STOP DESAHUCIOS GRANADA 15 M CONSIGUE UNA NUEVA DACION EN PAGO ANTE EL BBVA

29 Jul

El colectivo ha evitado que un joven ecuatoriano y su familia se quedaran si vivienda

· Raúl quedó en paro en mayo, tras el inesperado cierre de LOBECA, la rentable empresa de gaseosas en la que trabajaba.

La lucha llevada a cabo por Stop Desahucios Granada 15 M ante el banco BBVA ha permitido al joven ecuatoriano Raúl Flores y a su madre, comenzar una nueva vida en nuestro país, al obtener la dación en pago de la vivienda que el joven había adquirido en 2008 en Las Gabias y que además, amenazaba el piso de su madre, que le había avalado en la compra con su propia vivienda.

Tras duras negociaciones, el BBVA ha aceptado la dación en pago, que Raúl y su madre acaban de firmar hoy en notaria, lo que les libera por completo de los compromisos económicos adquiridos y del temido embargo del piso familiar que esta tiene en el Zaidin.

La historia

A mediados de 2008 Raúl, de 25 años, trabajador en la empresa de gaseosas Lobeca, ubicada en Peligros, adquiere su piso por 122.000 euros mediante un préstamo que le otorga el banco BBVA, que Raúl paga puntualmente. Hasta que el pasado mes de mayo de 2013 la empresa de gaseosas en la trabajaba él y su madre, provoca un ERE y posteriormente cierra la factoría, dejando a 22 trabajadores en la calle, a los que no les da indemnización alguna y además, les adeuda a cada uno el equivalente a seis meses de trabajo, (a Raúl y a su madre, más de 10.000 euros).

A pesar de la angustia provocada por el paro laboral, el joven continúa asumiendo los pagos, pero el compromiso se le hace imposible y el banco comienza a presionarle. Le ofrecen una reestructuración de hipoteca, que Raúl intuye que con las perspectivas laborales que se viven en la actualidad, a él le va a ser imposible cumplir. “Son días de angustia y miedo”, narra Raúl, que ve como su familia corre el peligro de quedarse en la calle.

Stop Desahucios, una esperanza

Entonces alguien de su entorno familiar le aconseja contactar con Stop Desahucios Granada, que asume el asesoramiento y la gestión ante el banco. Hoy la dación en pago y la liberación del embargo de la casa de la progenitora es ya un hecho y Raúl y su madre, a pesar de haber perdido más de 40.000 euros en cuotas, pueden respirar más tranquilos en un horizonte laboral oscuro, pero al menos, no amenazado por la injusta tormenta bancaria.

Ahora Raúl, que tiene además otros tres hermanos, vuelve a vivir con su madre y a afrontar juntos el futuro. “Me he sentido muy apoyado por Stop Desahucios Granada, que desde el primer momento me han animado, arropado y defendido cuando más lo necesitaba y cuando más solo y desesperado me encontraba. Si no llega a ser por ellos, no quiero pensar lo que hubiera pasado conmigo y mi familia, después de diez años luchando en España”, declara el joven.

Un drama social que podría resolverse

Así son las humildes pero dramáticas historias de la gente sencilla en este país, mientras Raúl lucha por sobrevivir tras sobrevenirle un paro laboral que nunca debió de producirse, pues la empresa de gaseosas LOBECA era una industria solvente, en plena producción a las puertas de un verano esperanzador, los propietarios, afincados en la Zubia, pasan ahora tranquilamente sus vacaciones en la playa, no sin antes haber descapitalizado la empresa, haberla desmantelado y vendido y haber estafado a sus 22 trabajadores, que hoy luchan angustiados por salir adelante. Y nadie les pide responsabilidades a estos empresarios.

Para Antonio Redondo, portavoz de Stop Desahucios Granada 15 M esta historia interminable se repite día tras día en la decena de centros que el colectivo tiene en la provincia, con centenares de familias que acuden a diario a pedir apoyo, “…pero para nosotros, cada una de estas historias es un caso dramático que hay que atender con mucha energía y lucha ante los bancos, que no lo ponen nada fácil – explica Redondo- y sobre los que a veces tenemos que actuar con contundencia. Pero no son solo daciones en pago, sino que ante la situación de emergencia habitacional que vive Andalucía, con más de un cuarenta por ciento de personas en paro, exigimos también que el derecho a la vivienda se cumpla como un derecho constitucional que es, y se le de a la vivienda un uso social en el que todo este parque de inmuebles vacíos que tienen las administraciones públicas y los bancos, sean puestos a disposición de los desahuciados, con un alquiler social acorde a las posibilidades económicas de cada familia”, concluye el portavoz de Stop Desahucios Granada.

La lucha es el unico camino.

DSC01221

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: