17 familias organizadas en Stop Desahucios consiguen doblegar a UCI-Banco Santander y mantener su vivienda

24 Jul

En los últimos cinco meses, el grupo Stop Desahucios del 15M de Granada ha conseguido dar solución a los graves problemas hipotecarios de muchas familias que habían contratado la hipoteca con la sociedad financiera UCI, vinculada al Banco Santander.

 

En concreto son 17 los casos solucionados desde el pasado mes de marzo, según explica César Longo, integrante de Stop Desahucios. El Banco Santander al principio manifestaba no tener ninguna obligación respecto a las hipotecas de UCI, pero las acciones lanzadas el pasado marzo por el grupo contra las sociedades financieras, incluida UCI, y sus bancos matrices hicieron que los responsables de la entidad presidida por Emilio Botín reconsiderara su postura y procediera a negociar.

 

Longo explica que las soluciones suelen consistir en “acuerdos privados con refinanciación de la deuda, aunque cada caso es diferente”. Estos acuerdos permiten que la familia, paguen durante un tiempo determinado (generalmente dos años) una cantidad pequeña cada mes, que incluye un interés reducido y una pequeña parte que se va restando del capital. Según Longo, esto permite que no se toque la hipoteca y no se generen nuevos gastos como notario, etc.

 

Uno de estos 17 casos es el de Montserrat Tovar, vecina de la zona norte que tiene 44 años y vive sola. Montserrat perdió el trabajo en 2008, cuando cerró la escuela infantil en la que trabajaba. El año anterior había firmado la hipoteca con UCI-Banco Santander. Siguió pagando cada mes, pero cuando se le acabaron las prestaciones sociales, en septiembre de 2012, vio que no iba a poder seguir haciéndolo y comentó su problema a UCI. “Me ofrecieron una carencia, pero después de que no pudiera pagar la cuota de noviembre me dijeron que ya no podía ser. Para mí era pagar o comer”, recuerda Montserrat.

 

La afectada señala el impacto psicológico que supone esta situación para muchas familias, y que ella también experimentó: “Veía en la televisión a gente que se quitaba la vida, te pasan cosas por la cabeza, es normal porque son ellos [los bancos] los que lo provocan con su presión constante para que pagues”. En ese momento, un amigo suyo le comentó que podía acudir a Stop Desahucios, y así lo hizo. “Yo siempre me había sentido mal cuando no podía pagar algo, pero ellos me dijeron que dejase de pagar, me apoyaron y me subieron la moral”, cuenta Montserrat, quien añade: “La siguiente vez que me llamó UCI para amenazarme, les dije que estaba en Stop Desahucios: no me volvieron a molestar”.

 

Montserrat quería conseguir la dación en pago de la vivienda y un alquiler social. No ha podido ser, pero ha conseguido mantener la hipoteca con una mensualidad de cien euros durante dos años. Preguntada por si va a seguir implicada en Stop Desahucios a pesar de haber resuelto temporalmente su problema, Montserrat lo tiene claro: “No tiene nada que ver, hay gente que lo está pasando peor que yo. No voy a dejar de ir, me han apoyado desinteresadamente y yo voy a hacer lo mismo mientras tenga piernas y brazos”.

 

¡Sí se puede!santander

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: